company-logo

Con motivo de los 65 años de Viña Aresti, Ana María y Begoña Aresti López se propusieron producir un vino con el cual transmitir el legado familiar y hacer un tributo a su padre, el fundador de la viña Don Vicente Aresti A.

Así nació Código 380, un vino moderno, rico en matices y respetuoso de su origen, inspirado en el amor que su padre les inculcó por la tierra, el campo y el vino.

PASIÓN FAMILIAR

divider

“La Pasión Familiar es el motor y la energía que nos mueve día a día. Es el amor por la familia, la tierra y el trabajo bien hecho. Es el esfuerzo, el sacrificio y el rigor que con paciencia cultivamos nuestras viñas. Es el profesionalismo con que emprendemos nuevos desafíos.

Es el saber gozar y disfrutar la vida. Y en definitiva, el alma y el corazón con el que vivimos y transmitimos las enseñanzas de nuestros padres y la forma como inculcamos a nuestros hijos nuestros valores”.

— Ana María Aresti López & Begoña Aresti López

LA ETIQUETA

divider

Código nace a raíz de la criptografía, proveniente del griego “Krypto (oculto) y graphos (escribir); es decir escritura oculta. Desde tiempos inmemorables se ha utilizado este arte para proteger mensajes ocultos. Desde la edad media hasta el día de hoy ha habido diferentes tipos de Códigos, que han marcado nuestra historia.

Este vino representa el Código de la familia Aresti, un código encriptado que proviene del origen de la viña. Los códigos revelan valiosos secretos; Código 380 es el secreto mejor guardado de la familia Aresti. Descifra Código 380 y descubre el secreto.

ENÓLOGO

divider

“Formado bajo la influencia de dos filosofías enológicas casi antagónicas, le imprimí a este vino las mejores características de las escuelas del viejo mundo así como las del llamado Nuevo Mundo.

Las técnicas de vinificación de ambas visiones, me permitieron crear este vino que de alguna manera construye un puente entre generaciones y puntos de vista enológicos”.

signature

VALLE DE CURICÓ

divider

El Valle de Curicó y sus excepcionales características para producir uva de calidad dan vida a Código 380. Posee una vasta y variada gama de condiciones para el cultivo de la vid distribuidas desde la Cordillera de Los Andes hasta el Océano Pacífico, con abun-

dancia de microclimas, aguas prístinas y suelos diversos cuyas edades fluctúan entre los 100 y 500 millones de años desde la cordillera al mar respectivamente.

TERROIR

divider

Los viñedos que dan origen a Código 380 se ubican en la depresión intermedia del valle de Curicó. Los materiales parentales de los suelos, corresponden a depósitos fluvioglaciales y aluviales provenientes de la erosión de la Cordillera de los Andes, generando suelos jóvenes y particulares que se pueden observar en los campos La Reserva y Micaela. Las primeras parras plantadas por Don Vicente Aresti Astica en 1951, en el campo de Micaela (35°05’25.02”S /71°18’11.85”O) destaca por su suelo franco limoso a franco arcilloso, perfecto para este Cabernet Sauvignon, porque le permite generar los biocomponentes necesarios

para la formación de aromas, taninos y polifenoles en general, y así lograr una madurez óptima y balanceada de ellos. Por otro lado, el campo La Reserva (35°11’02.53S / 71°18’20.95”O) está conformado mayoritariamente por suelos de color marrón anaranjado correspondiente a un antiguo depósito piroclástico, donde es posible encontrar minerales como cuarzo y magnetita también en una matriz de arcilla y limo, donde el Cabernet Franc y el Malbec se desarrollan y maduran para poder expresar toda su potencialidad en Código 380.

VINIFICACIÓN

A fin de preservar la especial personalidad dada por las añosas parras de las que proviene, conferir elegancia y frescura al vino, las uvas cuidadosamente seleccionadas fueron sometidas a una vinificación suave y poco extractiva. Para añadir complejidad y matices, luego de la fermentación maloláctica se agregaron a la mezcla pequeñas cantidades de Cabernet Franc y Malbec que también fueron producto de un meticuloso trabajo de cosecha y selección. La vinificación se realizó en estanques de acero inoxidable y la crianza se llevó a cabo en barricas de roble francés para realzar su carácter.

A fin de preservar la especial personalidad dada por las añosas parras de las que proviene y conferir elegancia y frescura al vino, las uvas fueron cuidadosamente seleccionadas y luego sometidas a una vinificación suave. A la tradicional mezcla que contempla estudiadas cantidades de Cabernet Franc y Malbec para añadir complejidad y matices al Cabernet Sauvignon, en esta vendimia 2012 se incorporó un 3% de Petit Verdot, a fin de realzar la acidez de la mezcla. La vinificación se realizó en estanques de acero inoxidable y la crianza se llevó a cabo en barricas de roble francés para realzar su carácter y elegancia.

Las uvas fueron cosechadas la segunda quincena de abril, algo más tarde que lo habitual. Cada variedad es vinificada en tanques de acero inoxidable a temperaturas entre 25-28 °C de manera de preservar los aromas de la fruta. Luego, el vino permanece con sus orujos en una maceración post-fermentativa entre 15 y 25 días. Cada variedad es conducida a guarda por 24 meses, en barricas de roble francés, donde se produce la fermentación maloláctica. Es aquí donde el tiempo gesta su magia y armoniza aromas y sabores en un solo todo. La mezcla final se realizó en agosto de 2016, donde se degustaron las barricas una a una y se seleccionaron para formar parte de Código 380.

Una delicada mezcla de personalidad compleja, gran factura, buena estructura, elegancia y fresca acidez. Delicados aromas frutales y florales perfectamente integrados con el aporte de la crianza en barrica dan paso a una boca de intensos frutos rojos, ciruelas, taninos maduros y jugosos. Un vino de estilo moderno que expresa fielmente su terroir y hace gala de una personalidad que sólo se encuentra en vinos provenientes de parras añosas.

La cosecha 2012 de Código de Familia 380 nos entrega un vino superior en elegancia y complejidad. Sutiles aromas florales y frutales se integran con una delicada madera para dar paso a una boca de taninos redondos y maduros, rica en frutos rojos y ciruelas. De larga persistencia, se trata de un vino moderno que exhibe la personalidad que sólo se encuentra en vinos provenientes de parras añosas. Un vino que invita hoy a una nueva copa, y que tiene el potencial para envejecer por al menos 10 años.

La cosecha 2013 de Código 380 nos entrega un vino de perfecta armonía entre elegancia, frescura y complejidad. En nariz atraen aromas florales y frutales junto a matices de especias dulces que se integran muy bien con una boca de taninos redondos y maduros, rica en frutos rojos y ciruelas secas. De larga persistencia, es un vino que exhibe personalidad y una estructura compleja, propia de los grandes vinos de esta zona y del mundo. El sello de esta cosecha es su frescura, acidez equilibrada, aromas frutales, gran intensidad de color y larga permanencia en boca. Un vino que invita hoy a una nueva copa, y que tiene el potencial para envejecer por al menos 10 años.

La cosecha 2011 es sin duda una de las mejores de las últimas décadas en Chile, se caracterizó por bajos rendimientos y bajas temperaturas durante la estación de crecimiento, lo que determinó un largo período de maduración. En el antiguo viñedo de 1951, el rendimiento fue 7.000 kg/ha, es decir, un 23% menor al histórico. Esto se tradujo en una mayor concentración e intensidad frutal, gran color, sabores y aromas más intensos. Por su parte, las bajas temperaturas produjeron mostos con grados alcohólicos moderados y muy buena acidez que redundaron en vinos frescos y equilibrados.

La cosecha 2012 de Código de Familia 380 nos entrega un vino superior en elegancia y complejidad. Sutiles aromas florales y frutales se integran con una delicada madera para dar paso a una boca de taninos redondos y maduros, rica en frutos rojos y ciruelas. De larga persistencia, se trata de un vino moderno que exhibe la personalidad que sólo se encuentra en vinos provenientes de parras añosas. Un vino que invita hoy a una nueva copa, y que tiene el potencial para envejecer por al menos 10 años.

La temporada se presentó con temperaturas primaverales el año 2012, en promedio 2°C más bajas que las anteriores temporadas y algo de lluvias, junto a los meses de marzo y abril del año 2013, 1 °C inferior en promedio de temperaturas máximas, que moduló perfectamente la madurez, transformándola en una temporada extensa y excelente para la expresión de las características de las uvas, las que se transfirieron al vino dando el sello del año, reflejadas en una acidez equilibrada, más vibrante y aromas florales y frutales delicados.

MARIDAJE

divider

La elegancia y equilibrio de este vino lo hacen perfecto para platos de sabores delicados e intensos como boeuf bourguignon o un filet mignon, en tanto su estructura le permitirá acompañar y realzar los sabores de un cordero al horno o quesos maduros.

Avda. Santa María 6350, Of. 105 – Vitacura, Santiago, Chile.
contacto@acw.cl - Teléfono: (+562) 2956 7400
Consumir responsablemente.